La vida hoy. en día es tensa y nos encontraos al filo de la navaja. Si sus métodos habituales para afrontar las crísis no están a la altura, existen acciones respaldadas por la ciencia que podemos agregar por nuestra cuenta para aliviar la ansiedad, la depresión y el estrés, todo hecho de forma natural, sin necesidad de una receta médica. Aquí 5 formas naturales de mejorar tu salud mental

1. Haga ejercicios

Formas naturales de mejorar tu salud mental

Si tuviera que elegir solo una cosa para mejorar su salud mental y física, elija hacer ejercicio de forma regular .Los científicos creen que el ejercicio aumenta la circulación sanguínea al cerebro, especialmente en áreas como la amígdala y el hipocampo, que tienen funciones en el control de la motivación, el estado de ánimo y la respuesta al estrés. Por un lado, libera endorfinas, las hormonas del bienestar del cuerpo.

No es necesario hacer ejercicio de alta intensidad para aliviar el estrés. El ejercicio de intensidad moderada, definido como ejercitarse lo suficientemente duro como para poder hablar pero no cantar, reduce la depresión.

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad, puede aumentar el estrés y la inflamación. Es posible que el ejercicio intenso pueda hacer que un sistema ya estresado se ponga más nervioso, «especialmente en personas que no estaban acostumbradas a hacer ejercicio».

Numerosos estudios muestran que los mayores beneficios provienen de los ejercicios rítmicos, que hacen que la sangre bombee en los principales grupos de músculos. Estos incluyen correr, nadar, andar en bicicleta y caminar. Haga el ejercicio durante 15 a 30 minutos al menos tres veces por semana durante un período de 10 semanas o más a una intensidad baja a moderada.

2. Enfóquese en el sueño

Otro beneficio del ejercicio es que mejorará la calidad de su sueño, que es una de las mejores cosas que puede hacer para aliviar el estrés y mejorar su estado de ánimo. 

Tampoco se trata solo de dormir más tiempo. Solo es darle tiempo a tu cuerpo para que pase por suficientes ciclos de sueño para repararse, lo que significa pasar de un sueño ligero a uno profundo y viceversa. 

Para tener éxito hay que desarrollar buenos hábitos de sueño que entrenarán su cerebro para un sueño reparador.

Desarrolle una rutina. Debe enseñarle a su cuerpo (y cerebro) a calmarse, así que trata de empezar a relajarte al menos una hora antes de acostarte. Apague las noticias y deje su teléfono inteligente. Tomar un baño o una ducha caliente, leer un libro, escuchar música relajante, meditar o hacer estiramientos ligeros son buenas opciones.

También debe tener una hora regular para acostarse y una hora regular para levantarse por la mañana, incluso los fines de semana.

Evite ciertos alimentos y bebidas. Evite estimulantes como la nicotina o el café después de media tarde, especialmente si tiene insomnio. El alcohol es otra cosa a evitar. Puede pensar que le ayuda a quedarse dormido, pero es más probable que se despierte por la noche cuando su cuerpo comience a procesar el alcohol.

Esfuércese por lograr temperaturas más frías. Asegúrese de que su cama y almohadas sean cómodas y que la habitación esté fresca. No mire televisión ni trabaje en su habitación. Debes hacer que tu cerebro piense en la habitación como solo para dormir.

Mantente en la oscuridad. Asegúrese de eliminar todas las luces brillantes, ya que incluso la luz azul de los teléfonos celulares o computadoras portátiles puede ser perjudicial. Si eso es difícil de lograr, piense en usar sombras para los ojos y cortinas opacas para mantener la habitación oscura. Pero durante el día, trate de exponerse bien a la luz natural, ya que eso ayudará a regular su ritmo circadiano.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
A %d blogueros les gusta esto: