Su sistema inmunológico tiene un papel clave que desempeñar en su cuerpo, manteniéndolo a salvo de los microorganismos que pueden causar enfermedades. Si los gérmenes invaden con éxito su cuerpo, puede enfermarse. Por lo tanto, encontrar formas de intervenir en este proceso y aumentar su inmunidad no podría ser más importante.

Sin un sistema inmunológico fuerte, el resultado es una enfermedad. Si bien algunas de las enfermedades, como el resfriado común, pueden ser leves y fáciles de superar, otras pueden ser mucho más graves e incluso poner en peligro la vida. Entonces, ¿cómo es posible mejorar su inmunidad?

el sistema inmunológico

El concepto de dar un impulso a su sistema inmunológico es atractivo, sin embargo, durante generaciones, encontrar formas de hacerlo ha resultado ser difícil de alcanzar. Esto se debe a que su sistema inmunológico no es una sola entidad, es un sistema completo que requiere armonía y equilibrio para funcionar de manera efectiva. Incluso hoy en día, los investigadores aún carecen de conocimiento sobre cómo se interconecta la respuesta inmunitaria, y no se han probado científicamente vínculos directos entre la función inmunitaria mejorada y el estilo de vida.

Sin embargo, eso no significa que el efecto de su estilo de vida en su inmunidad no sea intrigante. Los investigadores han estado explorando el efecto de una serie de factores sobre las respuestas inmunitarias en los seres humanos y recomiendan que la mejor línea de defensa cuando se trata de su inmunidad es elegir una dieta saludable. Esto naturalmente mantendrá su sistema inmunológico lo más fuerte posible.

¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

Su sistema inmunológico es la defensa de su cuerpo contra las infecciones, atacando los gérmenes y manteniéndolo saludable. El sistema inmunitario contiene leucocitos o glóbulos blancos, que desempeñan un papel vital en la destrucción de los organismos invasores. Cada vez que su cuerpo detecta sustancias extrañas conocidas como antígenos, su sistema inmunológico trabaja arduamente para reconocerlas y erradicarlas.
Cuando su sistema inmunológico es fuerte, puede identificar estas amenazas potenciales rápidamente y eliminarlas rápidamente antes de que tengan la oportunidad de enfermarlo. Sin embargo, si su inmunidad se ve comprometida por algún motivo, corre el riesgo de enfermarse y sufrir una enfermedad causada por los antígenos que han invadido su cuerpo.

¿Qué afecta el sistema inmunológico?

Hay una serie de factores que afectan el sistema inmunológico. Éstos incluyen:
• Estrés: si está sujeto a episodios prolongados de estrés intenso, su inmunidad se ve afectada. El estrés aumenta la producción de cortisol en el cerebro. Esto perjudica la forma en que funcionan las células T que combaten las infecciones.
• Soledad: si se siente solo, su inmunidad puede verse afectada. El aumento de la ansiedad causado por la soledad suprime el sistema inmunológico.
• Llevar un estilo de vida sedentario: si permanece sentado durante demasiado tiempo y evita el ejercicio, su cuerpo tendrá dificultades para combatir las infecciones.
Ejercicio excesivo: mientras que una vida sedentaria afecta su sistema inmunológico, también lo hace el ejercicio extremo. El síndrome de sobreentrenamiento es debilitante y hace que tu cuerpo sea más vulnerable a las enfermedades.
• Nicotina: la exposición a la nicotina, ya sea a través de cigarrillos regulares o de vapeo, puede dañar su inmunidad. Esto se debe al aumento de los niveles de cortisol que crea la nicotina junto con una reducción en la formación de anticuerpos de células B.

• Radiación UV: los dañinos rayos ultravioleta pueden debilitar su sistema inmunológico, afectando las células que desencadenan las respuestas inmunitarias y disminuyendo sus defensas.
• Dieta: si come alimentos poco saludables como grasas saturadas, azúcar y sal, corre el riesgo de sufrir obesidad. Esto afecta su inmunidad al reducir la función y la cantidad de glóbulos blancos necesarios para combatir las infecciones.
• Alcohol: el consumo excesivo de alcohol reduce su respuesta inmunológica a cualquier patógeno invasor. El acetaldehído, el principal metabolito del alcohol, afecta la función ciliar de los pulmones, por lo que se vuelven más susceptibles a la invasión viral y bacteriana. El alcohol también afecta negativamente el proceso del cuerpo de descomponer y atacar virus y bacterias, lo que aumenta el riesgo de infección.
• Duelo: un evento trágico puede debilitar su respuesta inmunológica al estimular las hormonas y los químicos nerviosos que lo ponen en mayor riesgo de contraer infecciones virales. El duelo se ha relacionado con desequilibrios inmunológicos y una mayor respuesta de cortisol.

Formas de aumentar su inmunidad

La medicina moderna ha reconocido que el cuerpo y la mente tienen un fuerte vínculo. Muchas enfermedades se han relacionado con el estrés emocional y se ha demostrado que el estrés tiene un impacto negativo en la función inmunológica. Por lo tanto, una forma de mejorar su inmunidad es tratar de limitar el estrés en su vida.

Practique técnicas de atención plena y reducción del estrés, como el yoga o la meditación, para ayudar a aumentar su resistencia a las enfermedades. Hacer ejercicio moderado con regularidad también ayudará a estimular naturalmente su sistema inmunológico.

Su sistema inmunológico requiere una buena nutrición regular para funcionar correctamente. Hace tiempo que los científicos saben que quienes están desnutridos tienen una mayor vulnerabilidad a las infecciones.
Deficiencias en micronutrientes como selenio, zinc, ácido fólico, hierro, y las vitaminas E, B6, C y A pueden alterar su respuesta inmunológica. Por lo tanto, asegurarse de consumir una cantidad suficiente de estos nutrientes es imperativo para aumentar su inmunidad.

Es posible comprar suplementos que respalden su inmunidad, pero es mejor tratar de lograrlo con una dieta más saludable.

Inmunidad y su edad

La mayoría de nosotros somos conscientes de que, a medida que envejecemos, experimentamos más enfermedades y estamos más expuestos a los virus que existen. Sin embargo, no siempre reconocemos por qué este es el caso. Cuando envejecemos, experimentamos una respuesta inmunológica reducida y esto, a su vez, conduce a más infecciones y enfermedades.

Aunque algunas personas envejecen y se mantienen saludables, se ha demostrado que los ancianos tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades infecciosas. En las personas mayores, se ha demostrado una conexión entre la inmunidad y nutrición.

Las personas mayores suelen comer menos alimentos, en general, y tienen una dieta menos variada.

Esto puede conducir a la desnutrición de micronutrientes que se sabe que reduce la inmunidad. Por lo tanto, es imperativo que las personas mayores aseguren una dieta sana y equilibrada para protegerse de las enfermedades. Con una dieta rica en vitaminas, minerales y otros nutrientes importantes, es posible disfrutar de un estilo de vida saludable durante los últimos años.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
A %d blogueros les gusta esto: