Salir corriendo por una botella de jugo de arándano cuando se tiene infección en el aparato urinario  puede no ser tan efectivo; después de todo una investigación publicada en el American Journal of Obstetrics and Gynecology sugiere que esta recomendación solo puede ser un cuento.

LOS ARANDANOS

Una infección del tracto urinario (ITU) puede afectar a cualquier parte del sistema urinario, los riñones, la vejiga o la uretra.

Más de 3 millones de estadounidenses, la mayoría mujeres, experimentan una infección urinaria cada año.

Los síntomas incluyen frecuentemente, dolor al orinar, dolor pélvico y rastros de sangre en la orina. La infección normalmente no dura mucho tiempo, y la mayoría de los pacientes se  auto-diagnostican.

Para muchos, la primera solución es una caja de jugo de arándano. Sin embargo, una investigación realizada reciente sugiere que, si bien las cápsulas de arándano pueden ayudar, el jugo de arándano puede hacer poco.

El Dr. Timothy Boone, PhD, vice decano de la Universidad de Texas A & M Health Science Center College of Medicine de Houston, y sus colegas realizaron una investigación para saber si los arándanos pueden realmente ayudar con esta infección.

Las Cápsulas de Arándanos Combaten la Infección Urinaria

El equipo estudió a 160 pacientes de 23-88 años que fueron sometidos a cirugía ginecológica electiva entre 2011-2013. Normalmente, 10-64% de las mujeres sometidas a este tipo de cirugía desarrollaron una infección urinaria después de la retirada del catéter.

La mitad de los pacientes recibieron dos cápsulas dos veces al día de jugo de arándano – el equivalente a dos porciones de 8 onzas de jugo de arándano – durante 6 semanas después de la cirugía. Los otros tomaron un placebo.

Las cápsulas de arándano bajaron el riesgo de infecciones del tracto urinario en un 50%. En el grupo con tratamiento de arándano, 19% de los pacientes desarrollaron una infección del tracto urinario, en comparación con 38% del grupo que usaron placebo.

¿Entonces, cómo funciona? Para que se produzca una infección urinaria, las bacterias deben adherirse e invadir el revestimiento de la vejiga. Los arándanos contienen proantocianidinas de tipo A (PAC), que interfieren con la capacidad de adherirse las bacterias a la pared de la vejiga, lo que reduce la probabilidad de infección.

El jugo de arándano no es el truco

Sin embargo, los investigadores señalan que desde que una cápsula de arándano proporciona el equivalente a 8 onzas de jugo de arándano, un paciente necesitaría una gran cantidad de arándano puro para prevenir una infección.

El Dr. Boone explica:.. «Se se necesita una cantidad extremadamente grande de concentración de arándano para prevenir la adhesión bacteriana Esta cantidad de concentración no se encuentra en los jugos que bebemos.»

Él añade:

«El jugo de arándano, especialmente el zumo que se puede  encontrar en el supermercado, no va a tratar una infección urinaria o de vejiga. Puede ofrecer más hidratación y posiblemente lavar las bacterias de su cuerpo de manera más eficaz, pero el ingrediente activo en arándano ha desaparecido mucho antes de llega a la vejiga «.

También advierte de que una infección del tracto urinario y la vejiga hiperactiva pueden mostrar síntomas similares, y la gente debe acudir al médico si se presentan cualquier síntoma adverso, para prevenir que las infecciones urinarias se conviertan en infecciones renales.

El tratamiento de infecciones del tracto urinario puede ser complicado. Aproximadamente el 20-30% de las mujeres tienen infecciones urinarias recurrentes, y la preocupación y resistencia a los antibióticos  significa que tanto los médicos como los pacientes pueden no estar dispuestos a utilizar dicha medicación.

Como resultado, los investigadores proponen el uso de probióticos como una alternativa segura a los antibióticos en el tratamiento de infecciones del tracto urinario. Los probióticos son bacterias «buenas» que se encuentran en el tracto digestivo y que se producen de forma natural en ciertos alimentos, como las verduras fermentadas – incluyendo chucrut y kimchi  y yogur-.

El Dr. Boone señala que hay muchos beneficios de los probióticos, aunque se requieren de más investigación.

Ref: http://www.medicalnewstoday.com/articles/306498.php

 

loading...
loading...

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
A %d blogueros les gusta esto: