La Dieta alcalina. ¿Funciona o es un fraude?

La Dieta Alcalina Realmente Funciona

La Dieta Alcalina Realmente Funciona

Analizamos uno de los sistemas de alimentación que están más de moda en los últimos años: La dieta alcalina consiste en favorecer en la alimentación la ingesta de alimentos alcalinos (hortalizas) frente a los ácidos (azúcares y cereales). Sus defensores afirman que el consumo de alimentos alcalinos provoca reacciones inmediatas en el pH del cuerpo (modifica sus niveles de acidez), de este modo nos protegería de ciertas enfermedades (entre ellas el cáncer o la osteoporosis) y, además, tiene efectos detox (desintoxicantes).

Las dietas alcalinas proponen el consumo de aproximadamente un 75% de alimentos de este tipo alcalino y un 25% de alimentos ácidos. El propósito de esto es facilitarle al cuerpo la tarea de mantener el pH corporal dentro de valores normales, o sea más de 7, para buscar el equilibrio y alcalinizar la sangre y los fluidos corporales.

El origen de esta dieta “se basa en el efecto warburg y la observación que las células cancerosas tienen mayor capacidad para acidificar. Uno de sus máximos difusores ha sido Robert O’Young, antiguo predicador mormón.

Qué comer y qué no

Los alimentos alcalinos incluyen a los vegetales frescos, mayoría de las frutas frescas (salvo ciruela y arándanos), semillas, frutos secos, lentejas, quinoa, tofu, miel, stevia, granos enteros, aceite de oliva y agua. Mientras que dentro de los ácidos, están las carnes, lácteos y derivados, cereales refinados, huevos, azúcar, grasas, gaseosas y alcohol. El razonamiento principal de las dietas alcalinas es que al ingerir alimentos, luego del proceso de digestión, se producen compuestos ácidos o alcalinos y que los primeros acidifican la sangre -valga la redundancia-, aumentando la vulnerabilidad del individuo a padecer enfermedades como osteoporosis y cáncer, recomendando por tanto el consumo (muy) mayoritario de los segundos”.

La Duda

El problema de esta dieta, según los especialistas, es que “se trata de una de las tantas dietas de moda circulantes, bastante impracticable e innecesaria, considerando que el cuerpo ya cuenta con sistemas fisiológicos para mantener el pH sanguíneo dentro de sus valores normales”.

Los detractores de esta dieta indican que: Este tipo de alimentación no alteraría el pH de la sangre, ni prevendría el cáncer tal como señala el American Institute for Cancer Research en Cancer and Acid-Base Balance: Busting the Myth. “El pH se regula por el riñón y tienen que estar en un margen muy estrecho o te mueres. La única forma de alterar el pH sería comer soda o bicarbonato a cucharadas, algo nada aconsejable”, explican los especialistas. Tampoco mejoraría nuestra salud ósea, tal y como afirma la revisión The Alkaline Diet: Is There Evidence That an Alkaline pH Diet Benefits Health?: “No hay evidencia sustancial de que la dieta alcalina prevenga la osteoporosis”.

Por tanto, la hipótesis de la que parte de la dieta alcalina (la salud mejoraría si dividimos los alimentos en función de su capacidad para “acidificar” o “alcalinizar”) carecería de base científica. “Así es. Una dieta tiene que ser equilibrada. Pero que los alimentos sean ácidos o alcalinos es irrelevante, entre otras cosas porque la clasificación que hacen de los mismos muchas veces no se corresponde a la realidad”, admite el autor de Comer sin miedo.

Disminución de peso y otros beneficios

Por otro lado, sus defensores indican, que la dieta alcalina sí tiene varias ventajas: “Dentro de los beneficios que posee un pH alcalino podemos señalar un estado general de energía y vitalidad. Nuestro cuerpo trabaja mejor y requiere un menor gasto energético para procesar y asimilar alimentos y nutrientes”. Además asegura que como los alimentos alcalinos son bajos en calorías y ricos en fibra, esta dieta ayuda a la disminución del peso corporal. Sin embargo, como sucede con todas las dietas, es importante acompañar la buena alimentación de otras variables como la realización de actividad física y un adecuado descanso.

 

Faltan estudios

A pesar de todo,  al momento no existe suficiente sustento científico que avale beneficios específicos de las dietas alcalinas por sobre otras alternativas. Las nutricionistas creen que sería necesaria una mayor cantidad de estudios. “Aunque todavía no hay nada comprobado y se están realizando estudios científicos para poder evidenciar cuáles son sus efectos, las fundamentaciones y los beneficios de esta dieta ya empiezan a circular en el entorno de la nutrición”.

Las referencia de el post, La Dieta Alcalina Realmente Funciona toma como base las noticias aparecidas en los siguientes portales:

www.lanacion.com.ar y www.cadenaser.com

 

loading...

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Bajar de peso5