Un Estudio Sobre La Dieta Da un Vuelco a todo lo que sabíamos de las Comidas SaludablesUn estudio sobre las dieta da un vuelco a todo lo que pensábamos acerca de la comida “saludable”

Si alguna vez has intentado con la última dieta de moda y al final te encontraste ganando peso  y te preguntabas qué estabas haciendo mal, los científicos en encontrado una explicación.

Investigadores israelíes, publicaron en la revista Cell, los resultados de su investigación y concluyen  que los cuerpos de diferentes personas responden a  la misma comida de diferentes maneras – lo que significa que una dieta que puede hacer maravillas para su mejor amigo no puede tener el mismo impacto en usted.

Los autores  Eran Segal y Eran Elinav del Instituto de Ciencia Weizmann se enfocaron en uno de los componentes clave que se utiliza en los planes de las dietas equilibrada como Atkins, Zone y South Beach. EL Conocido como el índice glucémico o GI, que fue desarrollado hace décadas como una medida del  nivel de azúcar en sangre debido al impacto de los alimentos y se ha asumido como un número fijo.

Pero la realidad indica que no lo es. Resulta que varía dependiendo de la persona.

Los investigadores reclutaron a 800 voluntarios sanos y pre-diabéticos de entre 18 a 70 años y recogieron datos a través de cuestionarios, medidas corporales, análisis de sangre, monitoreo de glucosa y muestras de heces. También tenían la información de los estilo de vida de los participantes y sobre la ingesta de sus alimentos con una aplicación móvil que recolecto información sobre un total de 46,898 comidas que tenían disponibles.

Se solicitó a cada persona comer un desayuno estandar que incluía cosas como pan cada mañana.

Encontraron que el índice de masa corporal y la edad, como se esperaba, parecían afectar de nivel de glucosa en la sangre después de las comidas, pero también mostraron otra cosa. Diferentes individuos mostraron muy diferentes respuestas a la misma comida, a pesar de sus propias respuestas sigue siendo el mismo día a día.

“Hay profundas diferencias entre las personas – en algunos casos, los individuos tienen respuestas opuestas entre sí”, explicó Segal.

Los investigadores indican que los hallazgos muestran que la adaptación de los planes de comidas a la biología de cada individuos puede ser el futuro de las dietas y el estudio dio muchas sorpresas. Un ejemplo es el de una mujer de mediana edad que intentó y no pudo bajar de peso con muchas dietas. Las pruebas mostraron que sus niveles de azúcar en la sangre se dispararon después de comer tomates – lo que indica que es dieta negativa para ella puesto que el azúcar en la sangre se ha asociado con problemas del corazón, la obesidad y la diabetes – pero como ella no lo sabía, ella  estaba comiendo el tomate como parte de su dieta saludable varias veces a la semana.

Elinav dijo que el trabajo “realmente nos iluminó sobre la forma inexacta que todos estábamos tratando  uno de los conceptos más básicos de nuestra existencia, que es la forma en que comemos y cómo integramos la nutrición en nuestra vida diaria.”

Para profundizar aún más este tema de por qué existen estas grandes diferencias, los investigadores diseñaron otro experimento que involucró intervenciones dietéticas personalizadas en 26 nuevos voluntarios. El objetivo era reducir los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas. Los médicos diseñados dos conjuntos de comidas especializada  – desayuno, almuerzo, cena y hasta dos comidas intermedias – para cada persona en teoría se diseñaron una dieta “buena” y una dieta “mala”. Cada participante siguió la dieta para una semana completa. Las dietas buenas trabajaron, y no sólo hicieron reducir los  niveles de azúcar en la sangre, sino que tambien se encontraron alteraciones en la flora intestinal. Un hallazgo interesante fue que a pesar de que las dietas fueron muy personalizado, varios de los cambios en la microbiota fueron similares para los participantes.

Esto parece dar a entender, dijo el investigador, que estamos “en una realidad conceptualmente equivocado” en nuestro pensamiento acerca de la obesidad y la diabetes.

Creemos que “sabemos cómo tratar estas condiciones, y  que  las personas no están escuchando y están comiendo fuera de control”, dijo Segal, “pero tal vez la gente está realmente cumpliendo y en muchos casos les estábamos dando el consejo equivocado.”

Mediante el uso de la información del estudio, los investigadores fueron capaces de obtenr el santo grial de la dieta: un algoritmo que toma cientos de factores de una persona y los convierte en un plan de comidas hecho a la medida. Los resultados fueron bastante sorprendentes tanto para los médicos y los participantes. “No era sólo comer ensalada todos los días”, dijo Segal The Atlantic. “Algunas personas consumieron  alcohol,  chocolate y helado, con moderación.”

Referencia: Artículo original publicado en www.washingtonpost.com

 

DESCARGAR REPORTE

 

loading...

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Bajar de peso5