Para empezar a desarrollar el tema de si sirven los ejercicios para bajar la presión arterial, tenemos que decir que el ejercicio físico es cualquier movimiento voluntario realizado por los músculos, que gasta energía extra, además de la energía que nuestro cuerpo consume y necesita para mantener la vida o actividad basal (dormir, respirar, procesos metabólicos…).

ejercicios para bajar la presión arterial

¿Cómo ayuda el ejercicio a su presión arterial?

Ahora, ¿Quiere controlar su presión arterial?

Si es así, el ejercicio puede ser la clave para que lo haga. Es posible que muchas personas no se den cuenta de que el ejercicio puede ayudarlo a controlar su presión arterial ( si, son buenos los ejercicios para bajar la presión arterial). Afortunadamente, todo es bastante sencillo.

Como probablemente sepa, es más propenso a tener presión arterial alta a medida que envejece. Desafortunadamente, todos envejecemos y esto no puede evitarse. Pero se puede ayudar a controlar su presión arterial.

Al hacer ejercicio, puede prevenir los riesgos de hipertensión arterial que pueden provocar un accidente cerebrovascular y enfermedad renal. Si ya tiene presión arterial alta, el ejercicio puede ayudarlo a controlarla.

A medida que hace ejercicio, su corazón se fortalece. Cuando su corazón es más fuerte, puede bombear más sangre con mayor facilidad, lo que provoca menos presión en las arterias. Si bien es posible que el ejercicio no funcione para todos, puede reducir fácilmente su presión arterial en unos diez milímetros.

Incluso si no tiene presión arterial alta, puede tomar estas precauciones para evitar contraerla. Además de controlar su presión arterial, puede perder peso o mantener el peso deseado, lo que también afecta su presión arterial.

Las personas con sobrepeso son propensas a tener presión arterial alta y un mayor riesgo de accidente cerebrovascular o enfermedades renales o cardíacas. Si es usted, ¡muévase y empiece a hacer ejercicio! Esto no significa que tenga que exagerar, tómese las cosas con calma al principio y sigua avanzando. Comenzará a sentirse mejor a medida que continúe con su rutina habitual.

Se sugiere hacer al menos treinta minutos de ejercicio al día si es posible. Treinta minutos puede ser difícil para algunas personas, principalmente porque no pueden encontrar el tiempo. Si este es el caso, puede hacer breves ráfagas de ejercicio. Puede hacer ejercicio durante diez minutos a la vez durante 3 veces el día. Al final del día, habrá hecho treinta minutos.

Al igual que al comenzar cualquier rutina de ejercicios, primero querrá hablar con su médico. Hay ciertas cosas para las que tendrá que contar con la aprobación de su médico. Si usted es un hombre mayor de cuarenta años o una mujer mayor de cincuenta, sería mejor que hable primero con su médico.

Fumar aumenta la presión arterial y dificulta el ejercicio para algunas personas. El sobrepeso tiene un efecto en todo y definitivamente debe consultar a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

Tener una condición de salud crónica o colesterol alto e incluso presión arterial alta puede ponerlo en riesgo al hacer ejercicio. Asegúrese de hablar primero con su médico. Si no visita al médico con regularidad, hágalo ahora. Es mejor saber exactamente en qué estado de salud se encuentra antes de realizar cualquier actividad extenuante o incluso hacer ejercicio.

Siempre caliente antes de comenzar una rutina de ejercicios. Comience lentamente para que pueda aumentar lentamente la intensidad. Asegúrese de respirar continuamente durante su rutina. Contener la respiración puede hacer que su presión arterial aumente y la clave del ejercicio es ayudar a controlar o disminuir su presión arterial.

Si experimenta alguna molestia o dolor mientras hace ejercicio, notifique a su médico de inmediato. Es mejor tomar todas las precauciones aunque acabe siendo algo pequeño. Una vez que comience su programa de ejercicios, querrá hacer un seguimiento de su progreso.

Una excelente manera de hacerlo es si no puede ver a su médico con regularidad; compre un dispositivo de control de la presión arterial en el hogar. Debe controlar su presión antes de comenzar y cuando haya terminado.

Son buenos los ejercicios para bajar la presión arterial; al hacer ejercicio, está disminuyendo sus posibilidades de tener presión arterial alta y, si ya la tiene, está ayudando a controlarla. Esto significa que está disminuyendo el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares o enfermedades cardíacas. Nunca es demasiado tarde para comenzar, sin importar su edad, sexo u origen étnico. Hable hoy con su médico sobre un programa de ejercicios adecuado para usted. Su cuerpo se lo agradecerá al final.

Pin It on Pinterest

Share This