Investigaciones recientes muestran que ciertos químicos en los alimentos, como el sulforafano, un fitoquímico en el brócoli, trabajan con sus genes para aumentar los sistemas naturales de defensa de su cuerpo, ayudando a inactivar las toxinas y los radicales libres antes de que puedan causar el daño que lleva al cáncer, enfermedad cardiovascular e incluso envejecimiento prematuro.

Superalimentos para una Súper Larga Vida
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn
Y la esperanza para el futuro es poder decirle a alguien sobre las enfermedades o enfermedades a las que podría estar genéticamente predispuesto desde el principio, para que sus dietas se puedan enfocar en lo que necesita.

Sabremos cuáles agregar, cuáles evitar y ser capaces de tomar una función proactiva para prevenir o disuadir una enfermedad genética. Mientras tanto, se han determinado muchos alimentos que pueden  dar un golpe al proceso de envejecimiento.

El licopeno, el pigmento que hace que los tomates sean rojos, también parece reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres y la degeneración macular. También se ha asociado con una mayor autosuficiencia en adultos mayores.

Mientras que los tomates frescos tienen una buena dosis de licopeno, las formas más absorbibles se encuentran en los productos de tomate cocido, como la salsa de espagueti y sopas y salsas preparadas. El pomelo rosado, la guayaba, el pimiento rojo y la sandía también son ricos en licopeno.

Comer al menos dos tazas de frutas naranjas, como batatas, calabazas y zanahorias aumenta la ingesta de betacaroteno, que se convierte en vitamina A, esencial para una piel y ojos sanos, y que también puede reducir el riesgo de algunos cánceres, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.

La luteína y el licopeno, que también se encuentran en los productos naranja, también ayudan a reducir el riesgo de degeneración macular y pueden proteger la piel del daño solar e incluso reducir las arrugas. Los mangos y melones también estan dotados de betacaroteno.

Y si no hace nada más para cambiar su dieta, coma sus verduras de hoja verde. Se ha demostrado que reducen significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca y también pueden salvarle la vista. Las pautas dietéticas aconsejan al menos tres tazas de verduras a la semana. Congelado o en bolsas es tan bueno como fresco.

No olvide el proceso de envejecimiento mental tampoco. También se ha demostrado recientemente que los ácidos grasos omega 3 saludables para el corazón mantienen la inteligencia de su cerebro. Un estudio reciente encontró que una mayor ingesta de pescado graso redujo significativamente el deterioro mental. Si el pescado fresco no es una opción, opta por el atún enlatado, el salmón y las sardinas.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This