Los problemas intestinales son de varios tipos y pueden sucederle a cualquiera durante diferentes períodos de sus vidas. Algunos problemas intestinales son agudos y otros son crónicos con brotes recurrentes. La mala alimentación, el estrés, las toxinas y las infecciones bacterianas provocan problemas intestinales que pueden afectar a todo el cuerpo. Los problemas comunes con el intestino incluyen reflujo, intestino permeable, úlceras pépticas, intestinos irritables, diverticulitis, enfermedad celíaca, estreñimiento y muchos otros.

Mantener el intestino sano y abordar cualquier problema es importante ya que el intestino absorbe todos nuestros nutrientes que nos mantienen saludables. El intestino es la primera defensa contra bacterias extrañas, y es el órgano de inmunidad más grande del cuerpo. Muchas hormonas vitales y neurotransmisores se producen en el intestino y esto es esencial para la salud psicológica.

Síntoma de un intestino problemático

Si bien el espectro de los problemas intestinales varía en cada caso individual, hay una aparición repetitiva de algunos síntomas muy comunes a los que debe prestar atención. Algunos de los signos de problemas en el intestino son:

Problemas de peso
Estreñimiento
Flatulencia persistente
Heces con mucosas
Heces pegajosas
Problemas de la piel (acné)
Bolsas oscuras debajo de los ojos
Enfermedad frecuente
Gingivitis (infección de las encías alrededor de los dientes)
Dolor en la espalda baja.
Periodontitis
Infecciones vaginales
Infecciones por hongos en las uñas

Intestino permeable

La etapa más profunda de un intestino problemático es el intestino permeable. El intestino permeable es una condición en la cual la pared del intestino se vuelve permeable y permite que las sustancias tóxicas se filtren en la barrera intestinal. Los síntomas del intestino permeable son:

Falta de motivación
Fatiga
Insomnio
Acidez
Mal aliento
Dolores de cabeza crónicos
Diarrea
Dolor en las articulaciones
Anormalidades de peso

Solución a los problemas intestinales

Con el conocimiento y las herramientas adecuadas, puede mejorar y revertir las condiciones intestinales. El primer paso es eliminar las toxinas y los alimentos ricos en nutrientes de su dieta. Eliminar estos alimentos evitará daños adicionales en el revestimiento de los intestinos. Los antinutrientes se encuentran en frijoles, granos y nueces que no han sido remojados previamente. Se debe evitar el alcohol, el tabaco y otras toxinas para no sobrecargar los órganos desintoxicantes del cuerpo.

Elimine el azúcar de su dieta tanto como sea posible. El azúcar aumenta el crecimiento de bacterias y hongos no saludables. Cuantas más bacterias dañinas, menos espacio hay para que prosperen las bacterias buenas. Coma más fibras en su dieta de vegetales y frutas. Lo más importante, ¡mantenga los niveles de estrés en el nivel bajo! El estrés es una gran parte de cualquier condición debilitante y hacer cualquier cosa para disminuirlo también mejorará su intestino. Ve a dormir a tiempo, tómate un tiempo para reflexionar y meditar, y cuida tu cuerpo.

loading...
loading...

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
A %d blogueros les gusta esto: