La Dieta PaleoEl concepto paleo surgió de los estudios sobre las dietas de nuestros antepasados, ​el objetivo de la dieta es que la gente coma “más cerca de nuestras raíces ” es un plan de alimentación diseñado para simular los patrones dietéticos de los antepasados humanos que eran ​​cazadores y recolectores. La dieta de Paleo se basa en la teoría de que los seres humanos no están evolutivamente adaptados para comer dietas ricas en granos y azúcar, y se puede lograr una mejor salud y un peso óptimo al comer de la manera Paleo.

EstiloPaelo.com nos ilustra lo que se debe comer y lo que se debe evitar en una dieta Paleo

Tambien leer: ¿Qué es la dieta Paleolítica?

 

DESCARGAR REPORTEQUÉ COMER

La base de tu dieta deben ser las verduras. En segundo lugar está la carne, el pescado y los huevos. Y por último la fruta, los frutos secos, semillas, aceites (de oliva o de coco), especias y hierbas.

Es así de simple. Si quieres simplificarlo todavía más se podría decir que debes comer plantas (verduras, frutas, frutos secos, semillas, hierbas y especias) y productos animales (carne, pescado y huevos).

Mientras que las verduras, frutas, hierbas y especias no aportan muchas calorías, deberían ser la principal fuente de la que obtienes carbohidratos (los pocos que vas a consumir) y micronutrientes (vitaminas, minerales, etc.).

Los frutos secos, semillas y productos animales son calóricamente densos, estimulan una producción de insulina mínima y son una fuente perfecta de proteínas y grasas saludables.

Puede que te cueste un poco centrar tu dieta alrededor de las verduras, ya que estamos tan acostumbrados a comer cosas procesadas, empaquetadas y altas en carbohidratos. No sigas el ejemplo de los restaurantes que sirven unas pequeñas cantidades de verduras como decoración y sírvete grandes porciones de las mismas que llenen tu plato. Disfruta de las verduras crudas, guisadas, hervidas o al horno. Hazte deliciosas cremas de verduras, compra algunas que nunca hayas probado e infórmate de las mejores recetas.

En la era paleolítica, la mayoría de las calorías de la dieta humana provenía de comer todo tipo de animales, incluyendo insectos, anfibios, pájaros, sus huevos, pescado y marisco, pequeños mamíferos y en ocasiones algunos mayores. Aquellos humanos que vivían cerca del ecuador comían más plantas y menos animales, mientras que los que vivían en latitudes más frías tenían menos plantas a su disposición por lo que consumían más carne.

Estas comidas les proporcionaban cantidades considerables de proteína y todo tipo de ácidos grasos y vitaminas. Se estima que en épocas de abundancia comían entre 300 y 400 gramos de proteínas y hasta 200 o más gramos de grasa en un día y aún así mantenían un físico delgado y esbelto. Por supuesto también consumían muy pocos carbohidratos por lo que mantenían niveles bajos de insulina y eran excelentes usando la grasa como fuente de energía.

La Dieta Paleo 2QUÉ NO COMER

Hoy en día el número de agentes tóxicos en nuestra dieta es peor que nunca. Por tóxicos quiero decir productos manufacturados que son extraños a nuestros genes y que alteran el funcionamiento normal y saludable del cuerpo humano.

Los peores de todos son obvios: refrescos, azúcares, grasas químicamente alteradas y comidas altamente procesadas.

Sin embargo otras comidas son generalmente aceptadas como saludables o energéticas aun siendo igualmente “veneno” en nuestra dieta: granos procesados (cereales, trigo,harina y sus derivados, pan, pasta, maíz etc.).

Has leído bien, estos productos son generalmente inapropiados para el consumo humano ya que nuestro sistema digestivo y nuestros genes no han tenido tiempo para adaptarse a la estructura proteínica de los granos y la carga excesiva de carbohidratos de todas las formas de granos cultivados, incluidos los integrales.

Evitar completamente:

-Cualquier cosa con azúcar: refrescos, zumos, dulces etc.
-Cualquier cosa con harina, trigo, maíz: pan, pasta, pizza etc.

-Comer sólo de vez en cuando y en poca cantidad:

Aunque no sean precisamente lo que comían nuestros ancestros, un consumo moderado de los siguientes alimentos puede añadir un beneficio nutricional a tu dieta sin consecuencias negativas, siempre que no se les dé mucho protagonismo. Si tu objetivo es una reducción a niveles ambiciosos de grasa corporal (menos del 10%) deberías también eliminar estos alimentos.

En este caso hablamos de: café, productos lácteos, alcohol, chocolate y arroz (evitar otro que no sea el arroz blanco).

En esta categoría también entrarían las legumbres, que son ricas en minerales como potasio y magnesio, pero son bajas en proteínas en comparación con la carne y bastante altas en carbohidratos.

La verdad que todo lo que sea radical al final no es tan saludable, así que la dieta Pale tiene su detractores.

CRÍTICA DE LA DIETA DEL PALEOLÍTICO

Aqui te compartimos lo que dice MuyDelgada.com acerca de la dieta Paleo

Sobre la dieta del Paleolítico se han formulado diversas críticas:

Sostenibilidad económica a gran escala. El principal mérito de la revolución agrícola fue que permitió disponer de grandes cantidades de calorías de forma barata y fácil. La dieta del Paleolítico, al rechazar los cambios de la agricultura, revierte a un estado de energía más cara y menor cantidad disponible. No se puede disponer de la energía proporcionada por los cereales, vegetales almidonados, productos lácteos y comida procesada (y, por tanto, también sal yodada). Estos alimentos son fundamentales en la dieta moderna y, en especial, en la dieta pre-moderna de países todavía no industrializados.

Gastos elevados de las granjas. La cría de animales y su alimentación con los productos requeridos por la dieta paleolítica son caros de producir a gran escala. Por otra parte, hay estimaciones de que cien millones de personas viviendo de pescado destruiría las reservas de peces del mundo. Con estas bases, se puede concluir que si se adoptara la dieta paleolítica a gran escala se reducirían los ingresos de muchas personas.

Alto coste del almacenamiento de comida. Suministrar comida libre de conservantes a gran escala introduciría desafíos logísticos que incrementarían los costes de los productores y revendedores. Se perderían, por tanto, las ventajas de la comida fácil de almacenar y de larga duración. Estos costes adicionales harían que la comida fuera más cara.

Riesgo de déficit nutricional e infecciones. Este tipo de dieta puede provocar deficiencias de calcio, vitamina D y proteínas, además de infecciones producidas por no cocinar de manera completa los alimentos.

Una crítica de la dieta del Paleolítico es que es posible que el cuerpo humano sí haya evolucionado para adaptarse en la franja de tiempo desde el Paleolítico hasta los tiempos actuales. Por ejemplo, las poblaciones que han tenido agricultura durante el tiempo suficiente pueden haberse adaptado a ella, al menos en parte (microevolución). Un ejemplo es la intolerancia a la lactosa. Aunque la mayoría de los humanos modernos retienen la característica ancestral de no ser capaces de digerir el azúcar lactosa que se encuentra en la leche después del destete, las poblaciones (principalmente europeas, árabes, indias y masais) que criaron animales para obtener productos lácteos, han evolucionado y son capaces de digerirla (tolerantes a la lactosa). Ya que pueden producirse estos cambios en nuestro diseño corporal (aunque pequeños) desde la Edad de Hielo, puede no ser cierto que la dieta adecuada para las personas de la Edad de Piedra es buena para la gente moderna. Como contrapartida, la capacidad para consumir lactosa no es un gran salto genético ya que estábamos adaptados para consumir la leche de la madre; por tanto, desde una perspectiva evolutiva la adaptación a la leche es mucho más probable que la adaptación a otros alimentos que nunca habíamos consumido.


Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Bajar de peso5