La salud del corazón tiene que ver mucho con como nos alimentamos. Así que revisemos un poco sobre la dieta adecuada que tenemos que tener.

Al pensar en las enfermedades del corazón, sabemos que a menudo se necesita un cambio en nuestra dieta. En el mundo actual saturado de alimentos rápidos y convenientes, las personas piensan más en ahorrar tiempo que en ahorrar calorías y grasas. Si podemos ser un poco más conscientes acerca de lo que estamos comiendo, entonces podemos reducir en gran medida nuestro riesgo de enfermedad cardíaca en el futuro.

alimentos saludables para el corazon
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

Alimentos saludables para el corazón

Una de las mejores formas en que podemos cambiar nuestra dieta es restringir el uso de grasas sólidas como la mantequilla, el tocino y las salsas. Estas se conocen como grasas saturadas y trans. A menudo usamos estas grasas para ayudar a preparar los alimentos que cocinamos. Algunas buenas alternativas bajas en grasa son el aceite de oliva, el yogur y la fruta fresca. Intenta también ser consciente de las etiqueta y leer los contenidos. Busque ingredientes como grasas poliinsaturadas, que se encuentran en nueces y semillas, y grasas monoinsaturadas, que se encuentran en la canola y el aceite de oliva. Tenga cuidado con las cajas etiquetadas como “bajo en grasas “, ya que a menudo todavía contienen las grasas malas.

Otra cosa que podemos hacer es elegir carnes con menos grasa. El pescado es siempre una opción saludable y la mayoría incluso contiene los ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón que nuestro cuerpo necesita. Estos ácidos grasos omega-3 en realidad pueden reducir nuestros niveles de triglicéridos. Los cortes magros de carne de cerdo, ternera, pechuga de pollo y pavo también son excelentes opciones. Los frijoles y otras legumbres son una maravillosa alternativa a la carne, mientras que aún proporcionan a nuestros cuerpos las proteínas necesarias. La soja y el tofu se han vuelto populares en los últimos años y también se suman a la lista de alternativas a la carne.

El mayor cambio en la dieta que podemos hacer es agregar más frutas y verduras. Muchos estadounidenses ni siquiera comen la mitad de las porciones recomendadas por la guía de alimentos. Las frutas y verduras están llenas de vitaminas y minerales, y son cosas que necesitamos todos los días. La fibra soluble se encuentra a menudo en frutas y verduras y es una excelente fuente para reducir nuestros niveles de colesterol. También se ha comprobado que las frutas y verduras ayudan a reducir la enfermedad cardíaca. Al comer estas deliciosas golosinas, es menos probable que comamos algo más alto en grasa.

Es fácil mantener las frutas y verduras en la nevera listas para picar, ya que la mayoría solo necesita un rápido enjuague con agua y podemos masticarlas. A veces, incluso mantener las verduras como las zanahorias, el brócoli y la coliflor ya cortadas en el refrigerador o un tazón de fruta en el mostrador nos facilita agarrarlo y llevarlo si tenemos prisa.

Los granos enteros, en lugar del pan y la pasta, son otro gran cambio dietético que podemos hacer para ayudar a nuestro corazón. Elegir panes y pastas 100% integrales nos da los nutrientes que necesitamos que no podemos obtener de otros alimentos. También debemos ser conscientes de nuestra ingesta de sal. La sal es un gran enemigo del corazón que da como resultado niveles de colesterol más altos. Los alimentos procesados ​​a menudo tienen sal añadida, por lo que al elegir alimentos más frescos, estamos reduciendo nuestra ingesta de sal.

Al agregar diariamente más de estos alimentos a nuestras dietas, no solo estamos reduciendo nuestro riesgo de enfermedad cardíaca, ¡sino que además eliminamos un efecto secundario adicional como  es la pérdida de peso!

loading...

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
%d bloggers like this: