AJO Propiedades

Nombre científico: (Allium sativum)

El ajo pertenece a la familia de las liliáceas, El género Allium, es el más importante de esta familia. Muchas de sus especies formas bulbos o engrosamientos subterráneos del tallo y todas ellas son ricas en aceites esenciales sulfurados muy volátiles y picantes
ORIGEN
Las propiedades saludables del ajo como condimento y medicamento ya eran bien conocidas por los antiguos egipcios, hebreos, griegos y romanos.
En la actualidad, su uso terapéutico ha quedado relegado a favor de su uso corno condimento. Según los historiadores, el ajo procede de los países del centro de Asia en concreto del Allium longicuspic, desde donde se propagó al área mediterránea y al resto del mundo. Hay evidencias de que el ajo ya se consumía en Egipto hace 5.000 años.
A finales del siglo XIX, los españoles introdujeron el ajo en el continente americano.

PROPIEDADES NUTRITIVAS DEL AJO

Si se revisa el análisis bromatológico de los ajos, es sorprendente su elevado aporte energético, gracias a su ríqueza en proteínas e hidratos de carbono, en comparación con el resto de verduras y hortalizas
No obstante, la cantidad que se consume de ajos en cada plato no es equivalente a la de otras verduras .
Por ello, el aporte nutritivo y energétíco de esta hortaliza es irrelevante. Todo esto a pesar de su riqueza mineral (potasio, fósforo, magnesio, zinc y yodo) y vitamínica, en la que destaca el contenido de vitaminas del grupo B, como la B1, B3, B6 y Con cantidades discretas de vitaminas C y E.
En realidad, las propiedades salutíferas del ajo se deben a unos componentes de naturaleza azufrada (compuestos sulfurados) presentes en su composición. El principal precursor del aroma del ajo es la aliina, un compuesto volátil inactivo e inodoro.
Cuando se tritura o se corta el ajo, la aliina se transforma en alicina, compuesto determinante del característico olor de los ajos.
Composición por 100 gramos de porción comestible (cruda)

ajo propiedades nutritivasEL Ajo y sus Propiedades

 

Ajo Propiedades Curativas

Las excelentes cualidades diuréticas, depurativas, antisépticas y antibacterianas del ajo son ampliamente conocidas y divulgadas. De hecho, el ajo se ha utilizado desde la antiguedad en el tratamiento de diversas afecciones.
Las investigaciones sobre el ajo dan su fruto más relevante en los años 40 del pasado siglo XX. El doctor Arthur Stoll, un médico suizo ganador del Premio Nobel, da a conocer uno de los componentes básicos del ajo: una sustancia llamada aliina, el componente “madre” del que deriva la sustancia activa, la alícina, cuyo Poder bactericida fue descubierto en 1944. Desde entonces, y sobre todo en estos últimos años, las investigaciones se han multiplicado y, se puede, con el respaldo de la ciencia, asociar el consumo de ajo con determinados efectos beneficiosos para nuestra salud.

Potente depurativo
El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas. Ayuda a combatir un buen número de hongos, bacterias y virus.
Aumenta las secreciones bronquiales por lo que se le atribuyen propiedades expectorantes y desinfectantes.
Resulta, por tanto, muy útil en el tratamiento de las congestiones y en las infecciones respiratorias como los catarros o resfriados. Su consumo se recomienda en caso de parasitosis intestinales, disenterías y otras infecciones gastrointestinales.

Prevención cardíovascular
El consumo frecuente de ajo provoca vasodilatación, aumento del diámetro de los vasos sanguíneos, por lo que la sangre fluye con más facilidad y disminuye la presión, con lo que mejora la circulación sanguínea.
Asimismo, el consumo habitual de ajos ha demostrado efectos beneficiosos en el tratamiento de la hipercolesterolemia y los niveles altos de triglicéridos, ya que permite la reducción del nivel de lipidos en sangre Además, el ajo es reconocido por su efecto diurético, de ahí que su consumo habitual sea muy recomendable en caso de hipertensión y riesgo cardiovascular (riesgo de infarto, arteriosclerosis, trombosis).

Prevención de tumores
Algunos trabajos científicos relacionan las propiedades el ajo con la prevención de procesos tumorales. Un estudio realizado por el Departamento de Gastroenterología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid indica que la solución acuosa de ajo morado inhibe el “Helicobacter pylori”, bacteria asociada a una mayor incidencia de úlcera gastroduodenal y cáncer gástrico. Por otra parte, un trabajo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, en Estados Unidos, muestra que las personas que consumen ajo crudo o cocinado con regularidad reducen a la mitad el riesgo de padecer cáncer de estómago y en un tercio el de cáncer de colon en comparación con las personas que consumen poco ajo.

Estimulante del apetito
Consumir ajo de forma habitual estimula las mucosas gastrointestinales, provoca así un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis. Esto se traduce en una mejor preparación del tracto digestivo para la digestión de los alimentos.
No obstante, para quienes sufren de estómago delicado o hipoclorhidria (escasez de ácido gástrico en el estómago), el consumo de ajo crudo o frito les puede resultar indigesto y generar ardor. Asimismo, un consumo excesivo de ajo crudo puede provocar ardores de boca y de esófago, y, por vía tópica, dermatitis de contacto. Además, el ajo crudo goza de pocas simpatías, Las razones son su fuerte sabor, su penetrante olor y provoca un mal aliento que se mantiene varias horas después de haberlo consumido.

Modos de uso:
Los ajos de mayor calidad son los que mantienen las cabezas firmes, sin brotes o retoños verdes y con una envoltura seca. Conviene escoger las cabezas pequeñas, compactas y pesadas, y rechazar los ajos amarillentos y huecos, ya que es indicio de que están envejecidos.

Reumatismo: Machacar ajos y aplicarlos en las partes afectadas Alivia los dolores reumáticos
Tos ferina: Ajos, en infusión con un poco de azúcar.
Insomnio: Comer en la noche ensalada de ajos con lechuga.
Lombrices: El zumo de ajo mezclado con leche es un gran remedio para expulsar las lombrices.

El ajo es la medicina natural adecuada para evitar la proliferación de las amebas y ser víctima de una amebiasis severa. El consumo constante de ajo evita que las amebas se multipliquen, pero si ya estos molestos parásitos están transitando por su organismo es recomendable tomar una copa de aguardiente con ajos molidos en ayunas durante tres días, esto garantizará la limpieza general de su sistema digestivo.

Manchas en la cara: Machacar ajos y aplicar sobre las manchas. Comer un diente de ajo crudo al mismo tiempo, durante varios días.

Mala digestión, tuberculosis, resfriados, bronquitis, asma, estreñimiento, enfermedades del hígado y riñones: Ha de consumirse crudo frecuentemente para suavizar muchos de los síntomas de estas enfermedades.
Para aliviar el dolor ocasionado por abscesos es un buen remedio la maceración y posterior cocción de 7 u 8 dientes de ajo, luego aplicarlos de forma externa sobre la parte afectada.
Difteria: Consumir ajos en maceración, los cuales constituyen una cura efectiva si se toman con frecuencia.
Acción expectorante: Tomar el zumo del ajo ayuda a expulsar con mayor facilidad flemas y mucosidad.
Gota, reumatismo, diabetes: Comer ensalada de tomate con ajo triturado, con la mayor frecuencia posible. El ajo incrementa el nivel de insulina en la sangre.
Diurético y antiespasmódico: Se recomienda tornar sopa de ajos, evitando echar una gran cantidad de sal en ella o incluso evitándola por completo. Se recomienda igualmente para combatir ciertos tipos de cáncer, estados de depresión y estrés.
Antibiótico: Un cataplasma de ajo, combate numerosos hongos, bacterias y virus.
Diabetes: El ajo puede reducir el azúcar en la sangre e incrementar la liberación de insulina.

Contraindicaciones del AJO
A pesar de sus múltiples beneficios, el ajo está contraindicado en determinadas situaciones.
Dado que tiene efectos anticoagulantes, el consumo excesivo de ajo debe evitarse en caso de hemorragias o si se va a someter a una operación quirúrgica, puesto que aumenta el riesgo de sangrado. En cuanto a las posibles interacciones con otros fármacos, puede elevar el riesgo de sangrado si se administra Junto a anticoagulantes corno el ácido acetilsalicílico u otros. Tampoco es recomendable su consumo exagerado si se sigue un tratamiento con hipoglucemiantes, dado que el ajo acentuaría la hipoglucemia.
Durante el embarazo y la lactancia se aconseja evitar el consumo de grandes can- tidades de ajo, ya que puede estimular el útero o provocar incluso un aborto.
Formas de comercio
Los productos comerciales pueden contener ajo fresco, seco o aceite de ajo No obstante, se desconoce el tipo de producto que resulta más eficaz, ya que la mayor parte de los resultados de los ensayos clínicos dependen del preparado empleado.
La cantidad de alicina en los preparados comerciales puede variar, por lo que hay que recordar que no todos los preparados tienen la misma cantidad de principios activos, ya que, los procesos de fermentación eliminan la mayor parte de los componentes activos del ajo. Es por ello que los investigadores afirman que los beneficios del ajo no se extienden a los complementos de ajo que se comercializan.
Puede que se deba a que los ingredientes activos se destruyen durante el proceso de conservación o al permanecer tanto tiempo almacenado.

Videos Acerca del EL AJO
El Ajo – Una Mini Guía de Las Propiedades Del Ajo

El Ajo y Sus Propiedades Nutritivas

El Ajo Y Sus Propiedades Curativas

 

 

loading...

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Bajar de peso5