El ginseng se ha utilizado en la medicina tradicional china durante siglos.

Esta planta de crecimiento lento con raíces carnosas se puede clasificar de tres maneras, dependiendo de cuánto tiempo se cultiva: fresca, blanca o roja.

El ginseng fresco se cosecha antes de los 4 años, mientras que el ginseng blanco se cosecha entre los 4 y 6 años y el ginseng rojo se cosecha después de 6 o más años.

Hay muchos tipos de esta hierba, pero los más populares son el ginseng americano ( Panax quinquefolius ) y el ginseng asiático ( Panax ginseng ).

El ginseng americano y asiático varían en su concentración de compuestos activos y efectos en el cuerpo. Se cree que el ginseng americano funciona como un agente relajante, mientras que la variedad asiática tiene un efecto estimulante.

El ginseng contiene dos compuestos importantes: ginsenósidos y gintonina. Estos compuestos se complementan entre sí para proporcionar beneficios para la salud.

8 Beneficios comprobados del Ginseng
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

Aquí te mencionamos 8 beneficios para la salud basados ​​en la evidencia del ginseng.

1. Es un Potente Antioxidante que puede reducir la inflamación

El ginseng tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias muy beneficiosas.

Algunos estudios de probeta han demostrado que los extractos de ginseng y los compuestos de ginsenósidos podrían inhibir la inflamación y aumentar la capacidad antioxidante en las células. Los resultados también son prometedores en humanos.

Se ha demostrado que el ginseng ayuda a reducir los marcadores inflamatorios y ayuda a proteger contra el estrés oxidativo.

2 Puede beneficiar la función cerebral.

El ginseng podría ayudar a mejorar las funciones cerebrales, como la memoria, el comportamiento y el estado de ánimo.

Algunos estudios en tubos de ensayo y en animales muestran que los componentes del ginseng, como los ginsenósidos y el compuesto K, podrían proteger al cerebro del daño causado por los radicales libres.

Se ha demostrado que el ginseng beneficia las funciones mentales, la sensación de calma y el estado de ánimo tanto en personas sanas como en personas con la enfermedad de Alzheimer.

3. Podría mejorar la disfunción eréctil

La investigación ha demostrado que el ginseng puede ser una alternativa útil para el tratamiento de la disfunción eréctil (DE) en los hombres.

Parece que los compuestos que contiene pueden proteger contra el estrés oxidativo en los vasos sanguíneos y tejidos en el pene y ayudar a restablecer la función normal.

Además, los estudios han demostrado que el ginseng puede promover la producción de óxido nítrico, un compuesto que mejora la relajación muscular en el pene y aumenta la circulación sanguínea.

4. Puede impulsar el sistema inmune

El ginseng puede fortalecer el sistema inmune .

Algunos estudios que exploran sus efectos sobre el sistema inmune se han centrado en pacientes con cáncer sometidos a cirugía o tratamiento de quimioterapia.

El ginseng puede fortalecer el sistema inmune en personas con cáncer e incluso mejorar los efectos de ciertas vacunas.

5. Puede tener beneficios potenciales contra el cáncer

El ginseng puede ser útil para reducir el riesgo de ciertos cánceres .

Se ha demostrado que los ginsenósidos en esta hierba ayudan a reducir la inflamación y brindan protección antioxidante.

El ciclo celular es el proceso por el cual las células normalmente crecen y se dividen. Los ginsenósidos podrían beneficiarse de este ciclo al evitar la producción y crecimiento celular anormal.

Una revisión de varios estudios indicó que las personas que tomaron ginseng tenían un 16% menos de riesgo de desarrollar cáncer.

Además, un estudio observacional sugirió que las personas que toman ginseng podrían tener menos probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como cáncer de labio, boca, esófago, estómago, colon, hígado y pulmón, que aquellos que no lo toman.

El ginseng también puede ayudar a mejorar la salud de los pacientes sometidos a quimioterapia, reducir los efectos secundarios y mejorar el efecto de algunos medicamentos de tratamiento.

Si bien los estudios sobre el papel del ginseng en la prevención del cáncer muestran algunos beneficios, siguen sin ser concluyentes.

6. Puede luchar contra el cansancio y aumentar los niveles de energía

Se ha demostrado que el ginseng ayuda a combatir la fatiga y a promover la energía.

Diversos estudios en animales han relacionado algunos componentes del ginseng, como los polisacáridos y los oligopéptidos, con un menor estrés oxidativo y una mayor producción de energía en las células, lo que podría ayudar a combatir la fatiga.

Un estudio de cuatro semanas exploró los efectos de administrar 1 o 2 gramos de Panax ginseng o un placebo a 90 personas con fatiga crónica .

Los que recibieron Panax ginseng experimentaron menos fatiga física y mental, así como reducciones en el estrés oxidativo, que los que tomaron el placebo.

Además, una revisión de más de 155 estudios sugirió que los suplementos de ginseng no solo pueden ayudar a reducir la fatiga sino también a mejorar la actividad física .

7. Podría bajar el azúcar en la sangre

El ginseng parece ser beneficioso para el control de la glucemia en personas con y sin diabetes .

Se ha demostrado que el ginseng americano y asiático mejora la función de las células pancreáticas, aumenta la producción de insulina y mejora la absorción de azúcar en la sangre en los tejidos.

Además, los estudios demuestran que los extractos de ginseng ayudan proporcionando protección antioxidante que reduce los radicales libres en las células de aquellos con diabetes .

Parece que el ginseng rojo fermentado podría ser incluso más efectivo para controlar el azúcar en la sangre. El ginseng fermentado se produce con la ayuda de bacterias vivas que transforman los ginsenósidos en una forma más fácil de absorber.

De hecho, un estudio demostró que tomar 2,7 gramos de ginseng rojo fermentado al día era eficaz para reducir el azúcar en la sangre y aumentar los niveles de insulina después de una comida de prueba, en comparación con un placebo .

8. Fácil de agregar a tu dieta

La raíz de ginseng se puede consumir de muchas maneras. Se puede comer crudo o puede cocinarlo ligeramente para suavizarlo.

También se puede guisar en agua para hacer un té. Para hacer esto, simplemente agregue agua caliente al ginseng recién rebanado y déjelo reposar durante varios minutos.

El ginseng se puede agregar a varias recetas. Y el extracto se puede encontrar en forma de polvo, tableta, cápsula y aceite.

Cuánto debe tomar depende de la condición que desea mejorar. En general, se sugieren dosis diarias de 1 a 2 gramos de raíz de ginseng crudo o de 200 a 400 mg de extracto. Lo mejor es comenzar con dosis más bajas y aumentar con el tiempo.

Busque un extracto de ginseng estándar que contenga 2-3% de ginsenósidos totales, y consuma antes de las comidas para aumentar la absorción y obtener todos los beneficios.

Seguridad y efectos secundarios potenciales

Según la investigación, el ginseng parece ser seguro y no debe producir ningún efecto adverso grave.

Sin embargo, las personas que toman medicamentos para la diabetes deben controlar de cerca sus niveles de azúcar en la sangre cuando usan ginseng para asegurarse de que estos niveles no bajen demasiado.

Además, el ginseng puede reducir la efectividad de los medicamentos anticoagulantes.

Por estas razones, hable con su médico antes de completarlo.

Tenga en cuenta que debido a la falta de estudios de seguridad, el ginseng no se recomienda para niños o mujeres que están embarazadas o amamantando.

Por último, hay evidencia que sugiere que el uso prolongado de ginseng podría disminuir su efectividad en el cuerpo.

Para maximizar sus beneficios, debe tomar ginseng en ciclos de 2-3 semanas con una pausa de una o dos semanas.

Fuente:
www.healthline.com/nutrition/ginseng-benefits

Pin It on Pinterest

Shares
Share This